visado brasil

¿Cómo solicitar el visado brasil jdimmigration?

Cuando se planea viajar a un país como Brasil, hay que tener todo bien atado para evitar sorpresas de última hora. A pesar de las buenas relaciones que existen entre ambos países y la tradición de movimientos migratorios en ambas direcciones, es conveniente conocer todo lo referente a los visados, porque la burocracia puede ser un impedimento a la hora de desplazarse. Por eso en este artículo vamos a revisar algunos de los factores a tener en cuenta y cómo proceder en caso de querer viajar al país sudamericano sin ningún problema que lo impida.

¿Qué es un visado?

Entenderemos por visado el que se recoge en las disposiciones legales vigentes, en concreto la Ley Ómnibus, Ley 25/2009, del 22 de diciembre, de modificación de varias leyes para su adaptación a la ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio y el Decreto 1000/2010, del 5 de agosto, sobre visado colegial obligatorio. Se prevén dos tipos de visado:

  • Visado obligatorio: Es el que se tiene que efectuar a los trabajos recogidos en el Real decreto 1000/2010, del 5 de agosto, sobre visado colegial obligatorio.
  • Visado voluntario: Es aquel que se solicita expresamente por el cliente del profesional que firma el trabajo, y se puede emitir para cualquier tipo de documento.

¿Qué cobertura de responsabilidad civil profesional es necesaria?

Para visados de trabajo es necesario disponer de una cobertura mínima de 300.000 € hasta el 31/12/2010. De cara al 2011, la Comisión de Acción Profesional ha estudiado el histórico de siniestros de los últimos dos años y ha decidido recomendar a los ingenieros que adapten la cobertura a la tipología de trabajos que visen o certifiquen, pero no pedir ninguno como condición para poder certificar o visar.

Si un trabajo de los que requieren visado obligatorio, según el Decreto 1000/2010, no está visado por el COEIC, la franquicia pasa a ser de 12.000 €, tanto si el ingeniero tiene sólo la cobertura básica cómo si tiene ampliación.

Un idioma diferente

Los brasileños hablan portugués y el portugués no tiene nada que ver con el catalán, el castellano, el francés o el italiano. Si queréis encontrar un trabajo, estudiar o comunicaros con la gente, el portugués es indispensable. Si podéis encontrar un curso de portugués antes de ir al Brasil, es lo mejor. Lo más recomendable es ir con las facultades o asociaciones en vuestro país, que proponen cursos de lengua portuguesa: será mucho más barato y estaréis muy preparados para adaptaros desde el primer momento a la cultura brasileña.

Si queréis aprender el portugués en Brasil, también lo podéis hacer, pero atención con algunas escuelas privadas se aprovechan de la situación pensando que venís de Europa y que tenéis mucho dinero. Son capaces de haceros pagar más de 3000 euros (y hablo en euros sí, ¡no en reales!) por un curso con objetivos surrealistas y para pagar la preparación al CELPE BRAS (el certificado brasileño de lengua portuguesa). Si vais a Sao Paulo, podéis probar con la USP (Universidade paulistana) que propone curso de portugués para extranjeros de buena calidad, barato y que os puede preparar para el CELPE BRAS. Si no, podéis encontrar profesores particulares, diplomados, que os pueden dar clases particulares de portugués. Lo importante es contar con una base lingüística para no tener ningún tipo de barrera ni en las relaciones sociales ni a la hora de trabajar.

Requisitos que se piden en el Consulado de Barcelona

  1. Justificar que tienes 60 euros en el banco por día de estancia.
  2. Billete de ida y vuelta.
  3. Reserva en un alojamiento.

Esto te da “derecho” a entrar al país con un visado de turista de tres meses. Si una vez allí quieres permanecer más tiempo en Brasil, puedes pedir una extensión del visado por 3 meses más, pero no es fácil que lo concedan (según lo que se suele comentar en el consulado). El justificante del banco tiene que ser certificado de saldo, normalmente firmado por alguna “autoridad” del banco, y según qué documento sea es posible que haya que pagar por él.

Para tramitar el permiso o visado de trabajo, una empresa de allá lo tiene que solicitar a su ministerio de asuntos exteriores, y este se pone en contacto con el consulado de aquí. Es más difícil ir allá y tramitarlo tú por tu cuenta, así que recomendamos llevar todo el trabajo hecho desde el país de origen. De todas formas, prepararlo todo no siempre es sinónimo de éxito, así que hay que tener fe sin emocionarse demasiado. Eso sí, una vez allí, será una gozada disfrutar de un país tan espectacular.