fluor

Flúor en pastas de dientes y colutorios

El flúor es una sustancia incolora y soluble en agua, es conocido como fluoruro y es un tipo de sal que hace desaparecer los microorganismos del sistema digestivo, el problema es que según la OMS, puede provocar problemas graves de caries, entre otras diversas enfermedades digestivas. Según unas cuantas investigaciones, usar constantemente el flúor debilita y perjudica el esmalte dental, y aún peor, desgasta y debilita los huesos. Si crees que tienes dudas sobre el estado de flúor en tus dientes, debes visitar un dentista urgentemente.

El flúor líquido

Seguro que en tu escuela o instituto lo llegasteis a probar cuando el Ministerio de Sanidad así lo exigió: la salud bucal de los estudiantes de toda España dependía, en parte de la sesión de flúor semanal que tomábamos en clase.

La clave es un uso muy contado de los colutorios líquidos. Es decir, de la misma forma que te recomendamos que te cepilles los dientes tres veces al día y que utilices el hilo dental de forma diaria, con el colutorio es al contrario. Aunque algunos anuncios lo recomienden casi como sustituto del cepillo diario, es muy importante hacer un uso responsable: no exponer nuestra boca a más químicos de los necesarios. Por lo tanto, limita el uso de colutorio líquido, el que pica y se supone que mata todas las bacterias, a momentos puntuales, una vez cada 15 días o a la semana y durante algún procedimiento que te haya recomendado el médico: días antes de ir al dentista o al odontólogo y también días después de alguna intervención.

El flúor en pasta de dientes

En el caso de pastas de dientes que incluyan flúor, el caso es menos peligroso, pero se sigue exponiendo a la boca de forma diaria a un producto químico dañino en exceso. Por eso te recomendamos que acudas a tu dentista u odontólogo de confianza y le preguntes sobre el tema. Que te recomiende la pasta o jabón para dientes más sano y menos perjudicial. Uno que puedas usar tres veces al día sin problemas secundarios, porque si uno de estos productos te limpia los dientes, puede dañarte otra parte de tu boca.

Problemas del exceso de flúor en la boca

Una presencia masiva o excesiva de flúor en el cuerpo provoca que se reduzca la producción de melatonina, que es la hormona reguladora del sueño. Provocar la alteración de esta sustancia orgánica hace que haya una mayor absorción de aluminio en el cerebro, y eso lo que provoca al final es un aumento excesivo de la toxicidad en el cuerpo. Los dentistas en barcelona recomiendan estar muy al caso de esto para evitar males mayores.

Las consecuencias del exceso de flúor en la boca y en el organismo en general son evidentes: desajustes en el desarrollo cognitivo, un bajón muy notable en el sistema inmunológico, el aumento de enfermedades autoinmunes e incluso hipotiroidismo, entre muchas otras posibles dolencias con las que nadie cuenta.

El consumo excesivo del flúor ha sido relacionado de forma episódica con enfermedades cerebrales tan graves como el Alzheimer o la demencia senil. ¿A que se debe esta relación sorprenden? Pues se debe a las toxinas como el aluminio que se encuentran en el agua fluorada.