intermediacion inmobiliaria

La intermediación inmobiliaria en Barcelona

Siempre que se da inicio con un proyecto de compra de vivienda, lo más común es que se recurra a una cantidad considerable de intermediarios. En ese orden de ideas, lo más lógico es que en algún momento se consulte por un agente especializado en el contrato de intermediación inmobiliaria, para quien de esta manera facilite el cumplimiento con cada uno de los trámites.

No hay que pasar por alto la relevancia de la intermediación inmobiliaria, ya que será el modo de garantizar que la transacción pueda ser realizada de forma legal, lícita, asegura y sin riesgos. En el mercado de bienes raíces siempre hay que estar prevenidos y alerta ante esta clase de situaciones.

Sobre la intermediación inmobiliaria en Barcelona

Ahora que está claro el concepto, si usted no cuenta con la experiencia necesaria en este tipo de situaciones, ya comprenderá la importancia de un intermediario inmobiliario, tanto para resolver los trámites, como para recibir una guía en cuanto al valor de una vivienda o tomar decisiones siguientes dentro del sector.

En caso que usted esté pensando en esta clase de proceso en una zona como Barcelona, existe cierta normativa en el modo en el que se opera, así que a continuación se especifican en detalle ciertas características del contrato de intermediación inmobiliaria.

  • Introducción. Cuando una persona busca comprar o vender tiene dos opciones, encontrar al interesado por su cuenta o en su defecto encargar esta función a un agente especializado. En la actualidad hay muchas plataformas, especialmente en Internet, que cumplen con esta tarea, pero si se opta por una agencia inmobiliaria, hay que considerar lo siguiente.

  • Definición del contrato. Es un negocio de carácter jurídico con el que una persona le encarga a un agente la venta o la compra de una vivienda a una tercera persona respetando ciertas condiciones que han sido pactadas con antelación. Por lo tanto, el profesional tendrá que cumplir con cada una de las exigencias indicadas y rendir informes para que la decisión final corresponda con lo que el cliente desea. En conclusión, un contrato de intermediación inmobiliaria, tanto en Barcelona como en otro lugar, no es más que un acuerdo legal con el que se establece un vínculo de intermediación para acceder a una compra o venta de una vivienda y que el agente a cargo reciba una remuneración por ello.

  • Hoja de encargo. Siempre será fundamental que se disponga de una hoja en la que se anoten las responsabilidades y se encargue a la contraparte de cumplir con ciertos aspectos. Se requiere de una firma y respetar de toda la normatividad vigente.

  • Objetivos y derechos. En resumen, al existir ciertas obligaciones, en el contrato debe estar totalmente claro, tanto las obligaciones como los derechos a los que tiene acceso el agente.