ansiedad

Los suplementos alimenticios más usados en Barcelona para combatir la ansiedad

La ansiedad es uno de los grandes males que asola nuestra sociedad actual. El ritmo de vida que llevamos nos lleva a estados de estrés de los que no es fácil salir. Por eso, una alimentación adecuada con la inclusión de chocolate, vino o infusiones, con moderación, puede ser apropiada junto a suplementos como control 30.

No hay que escatimar esfuerzos ni dinero para tener una buena salud mental, y es que el cerebro es tan importante o más que el resto del cuerpo humano.

Cómo combatir la ansiedad

  • Tómate tu tiempo para emprender las tareas cotidianas. Muchas de las personas ansiosas se mueven continuamente de un lugar a otro, comen sin sentarse a mesa o hacen dos o tres cosas a la misma vez. El problema de asumir el día con este estilo apresurado hace que nuestro cerebro se esté retroalimentando constantemente de las señales que le envía nuestro cuerpo, de este modo, la agitación psicomotora a la cual nos sometemos, le indica al cerebro que estamos apresurados y ansiosos, lo cual hace que el deterioro responda aumentando los niveles de ansiedad. Cuando afrontamos el día con ansiedad y prisas, estamos creando un círculo vicioso que genera más ansiedad. Por eso el primer paso para combatir la ansiedad se centra al disminuir nuestro ritmo cotidiano.
  • Controla los movimientos repetitivos propios de la ansiedad. Cuando nos sentimos ansiosos tendemos a jugar nerviosamente con los objetos que están a nuestros, movemos incesantemente el pie, etc. Estas conductas son percibidas por nuestro cerebro y sólo contribuyen a aumentar la ansiedad. Por eso, es importante estar atentos a la aparición de las mismas y aprender a controlarlas de manera consciente. De este modo me atrevería a decir que se puede reducir la ansiedad en un 20 %.
  • No dejes tareas pendientes. Una de las cosas que aumenta nuestro estado de ansiedad es saber que tenemos tareas pendientes. En muchas ocasiones simplemente postergamos las tareas porque no tenemos ganas de enfrentarlas pero al final resulta que estas se van acumulando y se convierten en una fuente innecesaria de tensión. Cuando te enfrentas a las tareas en la misma medida que estas se te van presentando, estaremos eliminando de nuestra vida una fuente ansia.
  • Aprende a decir “no”. En muchas ocasiones la ansiedad aparece porque no sabemos decir “no” y acabamos llenándonos de tareas que no nos permiten disfrutar ni siquiera de una hora libre al día. La persona con tendencia a la ansiedad tiene que aprender a jerarquizar, determinar cuáles son las tareas más importantes y qué no merece la pena el esfuerzo. Tenemos que recordar que las relaciones interpersonales y ayudar a los amigos es importante del mismo modo que es ideal ser un trabajador eficiente, pero para conseguir esto necesitamos salud mental.
  • Reserva una hora diaria para dedicarla a las actividades que más te gusten. Con mucha frecuencia las personas ansiosas no dedican tiempos a sí mismas y esto les genera una frustración que la inmensa mayoría de las actividades cotidianas que realizan no son de su agrado. Cuando realizamos una tarea que realmente nos gusta, nuestro cerebro libera sustancias que no sólo nos hacen sentir bien sino que también nos relajan.
  • Cambia tu manera de pensar. En muchas ocasiones la persona ansiosa también es muy rígida en sus ideas, es perfeccionista y se preocupa demasiado por los acontecimientos futuros. Bien es verdad que la preocupación por lo que vendrá genera una gran cantidad de ansiedad y desasosiego, temores que finalmente no tienen ningún fundamento. Para controlar la ansiedad no basta con regular los movimientos del cuerpo o con emprender las tareas de una manera más pausada, es importante conseguir un cambio interior donde aceptamos que la vida es cambiante y que podemos errar, pero lo importante es el camino, no la meta.